43° Comisión de Población y Desarrollo

Como jóvenes, nos damos cuenta del impacto que nuestras voces tienen y cómo podemos, con nuestra acción, marcar la diferencia. El lunes, 13 de abril de 2010, la World Youth Alliance hizo una intervención oral en la 43° Comisión de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas en Nueva York.
El poder de nuestro discurso fue parejo con las circunstancias. El lunes fue el primer día de la comisión y, como tal, no es normal que una ONG hable tan pronto. Usualmente las ONGs deben esperar hasta el final de la comisión después de que todos los demás países ya han hablado. Pero, por las circunstancias y el increíble grupo de cabildeo liderizado por Shannon Joseph, WYA, en representación de millones de jóvenes, logró que nuestra voz fuese escuchada por todas las delegaciones en temas de gran trascendencia. El tema de la CPD para este año fue “Salud, mortandad, mortalidad y desarrollo”. Al respecto, la World Youth Alliance hizo un llamado a asumir un “compromiso renovado para lograr la Meta de Desarrollo del Milenio 5: Reducción de la mortalidad materna”, a “tratar el tema de salud materna separado de salud reproductiva y “a todas las naciones en asociación con la familia y comunidades a promover al máximo alcance la salud, el bienestar y el potencial de todos los niños, adolescentes y jóvenes”. 
Yo tuve la oportunidad de hablar sobre estos y otros asuntos en una sala llena de delegaciones que tienen gran impacto en temas mundiales y un impacto en la ley internacional.
Estos temás, importantes y controversiales, llevaron a despertar el interés y la curiosidad por la World Youth Alliance. El poder de la voz de la juventud puede marcar la diferencia y puede tener un gran impacto. 
Por Christin Redfield 
World Youth Alliance
Estados Unidos