Fátima Villanueva: Delegada de América Latina para el ISF 2010


Fátima Villanueva González, alumna de octavo semestre de Derecho en México, participó como delegada de América Latina en el Foro de Solidaridad Internacional en Salud Materna, mismo que se llevó a cabo del 21 al 24 de marzo en la ciudad de Nueva York. Éste se llevó a cabo en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la oficina central de la World Youth Alliance (WYA por sus siglas en inglés), con la asistencia de jóvenes de 22 nacionalidades como delegados de las regiones de África, Asia, Europa, Latinoamérica y Norteamérica.

A continuación la experiencia de Fátima:

Asistir como delegada de Latinoamérica de la WYA me dio la oportunidad de representar a mi región y participar en conferencias de expertos en el campo de la Salud Materna. Asimismo, colaboré en la negociación y elaboración de una Declaración sobre la postura que tiene la World Youth Alliance respecto al tema de la Salud Materna.

La selección del tema “Salud Materna: Necesidades reales de la mujer en el contexto del desarrollo”, tiene relación directa con el quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas: “Mejorar la Salud Materna”. La comunidad internacional actualmente está consciente de que deben realizarse un mayor número de esfuerzos en el tema, ya que esta meta es la menos lograda de dichos Objetivos de la ONU.

La Declaración sobre “Salud Materna” se realizó para establecer la importancia de que el Objetivo de Mejora de Salud Materna, no podrá alcanzarse, a menos de que se parta de un concepto de persona con dignidad intrínseca, tanto la de la madre como del no nacido. No fundamentar en esta idea básica las políticas de implementación de la Meta, es lo que ha hecho de este Objetivo, el más atrasado de los ODM.

En la declaración hemos decidido promover la elaboración de legislación y políticas públicas que promuevan el desarrollo integral de la mujer y brinden el apoyo médico necesario para que la mujer embarazada cuente con asistencia médica antes, durante y después del parto y, de esta manera, se reduzca la tasa de mortalidad materna en todas partes del mundo, especialmente en zonas marginadas.

Las principales causas de muerte materna son hemorragias, infecciones, toxemia del embarazo, complicaciones de un aborto espontáneo y nacimiento prematuro. Aquellas mujeres que desafortunadamente pierden a sus hijos en un parto no atendido, también tienen otro tipo de complicaciones que, de ser atendidas a tiempo, pueden permitirle tener una vida normal y evitar otras consecuencias de un mal parto, como las fístulas.

Cabe destacar que todas estas causas de muerte son prevenibles con una adecuada educación en la salud para la mujer, para el personal médico, las parteras y las enfermeras. Es fundamental para esto, la creación de enfoques basados en conocimiento y educación, para que toda mujer conozca los elementos fundamentales de su salud en general y de su salud reproductiva y pueda ella misma monitorearse, evitar infecciones graves o la muerte, acudiendo al médico o con el personal capacitado a tiempo. Dar información y educación integral a la mujer sobre su salud es fundamental para la prevención.

Sin duda alguna, fue una experiencia inolvidable en la que, además de obtener amplios conocimientos en un ambiente multicultural con jóvenes de todas partes del mundo acerca del tema de Salud Materna y de la situación mundial de las mujeres respecto al tema, esta experiencia internacional me conminó al gran reto de promover la construcción de solidaridad, defender la dignidad de la persona y los derechos humanos en todos los niveles.