La sobrepoblación

Este artículo fue escrito por Daniela Noriega Cabrera para la revista del Colegio Liceo Thezia.
La sobrepoblación… ¿buena o mala?
Los días 11 y 12 de noviembre de este año, un grupo de alumnas de 3º de preparatoria del Liceo Thezia asistimos al Congreso organizado por la World Youth Alliance en el Distrito Federal, La WYA es una Organización Internacional que protege la dignidad de la persona desde el momento de su concepción hasta su muerte natural. El evento consistió en nueve conferencias impartidas por diferentes personajes, con el tema: “Population and Economics: Investing in YOUth Today!”.
Antes de irme a este congreso creía que la sobrepoblación era mala, que verdaderamente el mundo iba a explotar, claro, yo vivo en mi casa con un cuarto bastante grande, pero estoy consciente de que vivo en una pequeña ciudad en México, otros lugares más desarrollados no cuentan con lo mismo; ya sean de primer o tercer mundo, hay zonas del planeta en donde hay gente y sigue llegando para quedarse, eso es lo que lleva al exceso y da a los gobiernos esa impresión de que pasarán cosas como que la comida se acabará o no cabremos; pero estaba firmemente convencida, y lo sigo estando, de que nadie puede obligar a las personas sobre el número de hijos que desee tener, ya sea de forma legal o por medio de campañas que traten de persuadir a los individuos con esta idea, en mi opinión es errónea.

Resulta ser que las políticas de control de natalidad con las que yo crecí fueron muy efectivas, según las estadísticas, actualmente el mexicano promedio quiere tener 1 o 2 hijos, otros se conforma con un doctorado o un perro, ¿en qué momento los humanos nos hicimos tan egoístas que no nos permitimos tener hijos?

El asunto es que no eres solo tú en el mundo, todos vivimos juntos y somos un equipo, hasta que entendamos eso vamos a poder arreglar los problemas de violencia, corrupción y ambientales, porque es una realidad que la sobrepoblación ha afectado a la contaminación, pero la causa no es la cantidad de personas sino la calidad, y la esta calidad de la que hablo, viene de la educación.

En este momento estamos en un México que no aprecia lo que tiene, que no predica y que no actúa; lo vemos luchar y rendirse y creemos no poder hacer nada al respecto, pero la verdad es que sí, ésto es algo individual que se une para hacerlo colectivo, y si eres un joven como yo, te pido que luches por un futuro mejor, ahora más que nunca, México es un país hecho mayormente de jóvenes; si eres un adulto con hijos o la posibilidad de tenerlos, ¡hazlo y edúcalos!, porque ellos serán el futuro y la familia es la base de cualquier sociedad.
Por: Daniela Noriega Cabrera, alumna de 3º de preparatoria
de la próxima XXI Generación de Liceo Thezia.