VIH/SIDA: Una respuesta centrada en la persona

Source URL: http://www.hazteoir.org/node/13727

La World Youth Alliance participa en la XVII Conferencia Internacional del Sida, con el objeto de presentar la respuesta de la organización a la epidemia. La Alianza afirma que la dignidad de la persona humana debe ser el comienzo para dar la respuesta adecuada a las necesidades de las personas que viven con la enfermedad. Así, desataca como la familia unida previene la transmisión del sida.

Redacción HO.- Miembros de Comité de la World Youth Alliance (WYA) de América Latina y la WYA Norteamérica, así como las directoras de ambas regiones, Lourdes Villanueva y Shannon Joseph, participaron como delegados en la XVII Conferencia Internacional del Sida (AIDS 2008 por sus siglas en inglés), celebrada en la Ciudad de México. El objetivo de la participación de la WYA en AIDS 2008 responde, según sus dirigentes, al deseo de presentar la respuesta de la organización a la epidemia. Así, la Alianza afirma que “la dignidad de la persona humana debe ser el comienzo para dar la respuesta adecuada a las necesidades de las personas que viven con la enfermedad. Como describe Shannon Joseph, directora para Norte América: al conformar nuestra respuesta al SIDA consideramos cómo es que de una mejor forma podemos proteger a nuestra hermana, hermano, hijo y mejor amigo de esta devastadora enfermedad”.

En esta línea, la WYA afirma que para responder adecuadamente a la pandemia, antes de nada la comunidad internacional debe confrontar adecuada e inmediatamente aquellas condiciones sociales que llevan a la pobreza, así como la desnutrición, la susceptibilidad a enfermedades crónicas, el conflicto, el desempleo, el analfabetismo, la explotación sexual, la objetivación sexual de la persona, el abuso a las drogas y toda manifestación que ataque de la dignidad de la persona. Es por esta razón que esta coalición internacional de jóvenes promueve una respuesta integral que entienda las diferentes dimensiones de la persona -física, mental, emocional, espiritual y social- como la base de toda solución que quiera ser efectiva y duradera.

Sus propuestas son las siguientes:

• Educación e información sobre la naturaleza de la enfermedad, los modelos de transmisión y prevención, así como las diferentes opciones de tratamiento.

• Repensar el estilo de vida y cambiar el comportamiento, a través de la promoción de estilos de vida que respeten la dignidad propia y la de los demás -vivida de una manera más completa en un compromiso permanente basado en la fidelidad mutua.

• Tratamiento médico adecuado para la prevención, diagnóstico, asesoría y tratamiento.

• Promover condiciones para apoyar y nutrir a la familia: estructura fundamental en donde la prevención y cuidado del VIH/SIDA inician.

• Especial atención a los más vulnerables: es necesario dirigir esfuerzos para cambiar las fuerzas políticas, legales, económicas y culturales que atrapan a las personas en el detrimento de su bienestar, en donde pueden incluirse los niños abandonados, hombres y mujeres que viven en la prostitución, usuarios de drogas y encarcelados.

La propuesta de la WYA busca equidad para todos. “Todas las personas, independientemente de sus circunstancias, merecen la mejor respuesta al VIH/SIDA. Las personas con más riesgo de contraer la enfermedad necesitan ayuda adición en proporción a sus necesidades. Es necesario que la comunidad internacional invierta recursos de la mejor calidad para proteger las necesidades básicas de los moribundos, los hambrientos, las personas más pobres, explotadas y abusadas.” Afirma Lourdes Villanueva, Directora para América Latina.

La familia unida previene la transmisión del sida

De acuerdo a un estudio realizado por el Fondo de Desarrollo para la Agricultura (IFAD por sus siglas en inglés), en el año 2006 un total de 150 millones de trabajadores emigrantes a nivel mundial enviaron más de 300.000 millones de dólares a sus familias que habitan en países de vías de desarrollo. La contribución económica de estos emigrantes es significativa; sin embargo, tiene un costo alto para ellos y sus familias ya que estos trabajadores están en su mayoría forzados a dejar a sus esposos o esposas e hijos en sus países por un largo periodo de tiempo.

Las políticas de migración discriminatorias que previenen a los trabajadores emigrantes de traer a sus familiares al país donde laboran es problemático. Por ejemplo, de las 89.819 mujeres que trabajan como empleadas domésticas, 3.134 han trabajado también en Singapur, donde no son protegidas por el Acta de Empleo. A los trabajadores emigrantes se les prohíbe migrar con sus familias y a las trabajadoras emigrantes se les prohíbe quedar embarazadas durante su periodo en dicho país. El derecho fundamental a la familia es completamente robado a estas trabajadores migrantes.

Como se afirma en la Declaración sobre VIH/SIDA de la World Youth Alliance: “Nosotros creemos que la familia es la estructura fundamental donde la prevención de dicha enfermedad comienza. Es por esta razón que para la WYA, esta separación forzada de los trabajadores emigrantes de sus familias ha tenido consecuencias para el desarrollo de la pandemia.

Los esposos son separados uno del otro por prolongados periodos de tiempo, esta soledad, estar fuera de casa y la depresión pueden llevarlos a involucrarse en comportamientos sexuales de alto riesgo, así como al uso de las drogas (por ejemplo, compartir jeringas contaminadas). Estas actividades tienen consecuencias trágicas para los individuos, sus familias y comunidades.

Según la WYA, es necesario y urgente modificar las políticas que separan a los trabajadores emigrantes de sus familias por un largo periodo de tiempo. Así mismo, la World Youth Alliance promueve que la comunidad internacional tome acciones para proteger el derecho de los trabajadores emigrantes de pertenecer con su familia, como componente necesario para luchar contra la transmisión del VIH/SIDA. De igual forma considera necesario reforzar una estrategia de prevención que enfatice el mantenimiento de un comportamiento y estilo de vida, basados en el compromiso permanente y la fidelidad mutua.

•La WYA es una coalición internacional de más de un millón de jóvenes que promueven la dignidad de la persona y buscan construir vínculos solidarios entre jóvenes de países desarrollados y envías de desarrollo. Reconocemos que la dignidad de la persona es el fundamento de los derechos humanos, la política y la cultura. Más información sobre la World Youth Alliance en https://www.wya.net